h1

Los Aparicio en Guatemala

septiembre 11, 2010
Escudo de la familia Aparicio

Escudo de la familia Aparicio

Durante casi cien años, la familia Aparicio protagonizó la vida social, económica y política de Quetzaltenango, dejando un gran legado.

El auge de la familia Aparicio inicia a finales del siglo XVIII, con la llegada a Xela de Manuel Aparicio Martínez, quien fue uno de los gestores del Sexto Estado de Los Altos.

Su hijo, Juan Aparicio Limón, fue quien mandó a construir la famosa Casa Aparicio, que hoy es la Gobernación Departamental de Quetzaltenango.

El tercero y más importante de la familia fue Juan Aparicio Mérida, a quien fusilaron junto al alcalde Sinforoso Aguilar, el 13 de septiembre de 1897, por encabezar una revolución contra el Presidente José María Reyna Barrios, quien quería perpetuarse en el poder.

Los Aparicio en su casa de Nueva York

Los Aparicio en su casa de Nueva York

Su influencia en la vida política de Guatemala

Al tomar posesión como primer alcalde de Quetzaltenango, Manuel Aparicio Martínez lanza la idea de que los pueblos de Los Altos se separen de Guatemala, lo que sucede en 1838, cuando se reconoce la independencia del Sexto Estado; sin embargo, ésta fue efímera por las guerras de la oposición.

En la Revolución de 1897, cuando el Occidente se alzó contra la tiranía de José María Reyna Barrios, Juan Aparicio Mérida aparece como promotor del movimiento.

Benefactores del arte y la bella arquitectura

Cuando era miembro del Comité de Obras Públicas, Juan Aparicio Mérida puso gran empeño en la construcción del Teatro Municipal.

Los Aparicio tenían conciertos de opera en su casa

Los Aparicio tenían conciertos de opera en su casa

También fue benefactor de la Escuela de Arte.

Su residencia, actual Gobernación Departamental, es uno de los patrimonios históricos más importantes de Quetzaltenango. Se cree que dirigió la construcción el arquitecto italiano Alberto Porta, con apoyo del diseñador Luis Nutti. Los Aparicio tenían presentaciones privadas de ópera, teatro y zarzuela.

Promotores del desarrollo económico

Su mayor legado fue la fundación del Banco de Occidente, en mayo de 1881, que fomentó la agricultura, el comercio, la industria, el crecimiento urbano y le dio a Xela gran poder económico.

Los Aparicio fueron dueños de la Hidroeléctrica de Zunil, primera en llevar energía eléctrica a las viviendas. Con sus fincas de café tenían acciones en la Bolsa de Valores de Nueva York.

También hicieron funcionar el primer molino eléctrico de trigo y la primera planta telefónica.

Preocupados por la salud y educación

Quienes conocieron a Juan Aparicio Mérida lo describen como un hombre “de nobles sentimientos”, que procuraba el bienestar de los más necesitados.

De esta cuenta, protegió económicamente al Hospital de Occidente, institución que su abuelo ayudó a fundar en 1844.

Mandó a construir el edificio de la Facultad de Derecho y Notariado de Occidente, destruido en 1902, por un incendio, y apoyó al Instituto Normal para Varones de Occidente, INVO.

Tomado de elQuetzalteco

18 comentarios

  1. creo que si hay gente que vive fuera del pais que apoyen a sus distintas comunidades de origen y que se coordinen con todos los municipios y claro con ayuda de los que vivimos aqui es una manera de reorganizar la ciudad y sus municipios aledaños y todo el departamento.


  2. Que bonito e interesante reportaje, talvez alguien me puede sugerir en donde puedo leer mas o conocer mas de esta familia, he buscado pero no se encuentra mucho. Gracias


    • Sra. Berenice Urzua,excisten dos libros sobre la fam.1-Efemerides familiares y economicas de los Aparicio año 1894 de Luis Alfonso Ortega Aparicio y uno de Edgar Juan Aparicio y Aparicio,Marques de Vistabella,que se llama BERNAL DIAZ DEL CASTILLO SUS DESENDIENTES.


    • Me gustaria darte informaciòn sobre mi Padre que fue descendientes de apellidos aparicio ariza,el fue una persona de bastante relevancia y categoria tengo titulos y fotografias que lo compueban,y el el libro donde esta toda la familia con sus familias y con quie`n se casaròn cada uno y regiistrados
      saludes EDUARDO APARICIO DAGLIO
      DE EL SALVADOR C.A.


  3. soy decendiente directo de don juan aparicio merida ya que el hera padre de mi abuelo eduardo aparicio el cual hera casado con mi abuela susana ariza del cual nacio mi madre de nombre hilda beatriz aparicio ariza..que se caso con mi padre enrique eduardo macdonald macdonald..del cual nacimos 3 hermanos ..enrique..roberto..y edgard


    • Soy nieto de Manuel Aparicio Merida,mi madre Francisca Aparicio Paganini(Paquita),casada con Rafael calvo castro originario de CR.
      mis hermanos,Dr.Estuardo Calvo Aparicio. Arnoldo Calvo Aparicio,Ing.Mario Calvo Aparicio


  4. queridos amigos,mi padre fue una persona reconocido en guatemala Capitàn Roberto Alfonso Aparicio Ariza,siendo el heredero al titulo de MARQUEZ DE VISTABELLA,el cuàl fue usurpado por su sobrino,el sabe que no le corresponde y còmo mi padre ya murio al que le corresponde es a su hijo que se encuentra en El Salvador,Eduardo Aparicio Daglio,cualquier pregunta con todo gusto podre darcelas mi correo appaglio60@hotmail


  5. Aprovecho este espacio, concedido por este medio de comunicación social, para refutar lo escrito por don Eduardo Aparicio Daglio, el 30 de junio de 2011, con relación a lo siguiente: “mi padre fue una persona reconocida en guatemala (sic) Capitán Roberto Alfonso Aparicio Ariza, siendo el heredero al titulo (sic) de MARQUEZ (sic) DE VISTABELLA, el cuál (sic) fue usurpado por su sobrino, el sabe que no le corresponde (…)”.

    Son patentes los muchos errores del señor Aparicio Daglio, pues su padre, para ser “el heredero al titulo”, tenía la obligación, previa, de comprobar su derecho para entrar en la posesión legal de la merced, mediante su presentación a la sucesión, y la correspondiente exhibición de la documentación probatoria de su parentesco con la última tenedora de la merced, ante el Ministerio de Justicia de Madrid, porque éste era y es la autoridad administrativa competente para “hacer una sucesión” por propincuidad, o en virtud del derecho de repesentación, en el título del reino de Marqués de Vistabella, o en cualquier otro, a consecuencia de que doña María Josefa Barrios y Aparicio, marquesa viuda de la Ensenada y marquesa de Vistabella, último vástago de los Barrios y Aparicio, había fallecido, en Madrid, el 11 de abril de 1959, sin sucesión, por lo que se extinguió la línea directa.

    Por el contrario, mi abuelo, don Edgar Juan Aparicio y Aparicio, V marqués de Vistabella, cuyo deceso se verificó, en la ciudad capital de Guatemala, el 26 de diciembre de 1982, tío y primo hermano del señor Aparicio Ariza, no su sobrino, sí se presentó ante el Ministerio de Justicia de Madrid, por medio de un oficio, “en el cual / he solicitado, como pariente más inmedia- / to, el título de MARQUES DE VISTABELLA (…)”, según consta en un memorial, que él envió al Exmo. Señor Duque del Infantado, presidente del Consejo Permanente de la Diputación de la Grandeza de España, ubicado en Madrid: Avenida de José Antonio, número 57, datado, en la Ciudad de México, el 25 de junio de 1959.

    Como resultado de su presentación ante el Ministerio de Justicia, el subsecretario de aquel ministerio, sección tercera, remitió a mi abuelo un oficio, fechado en Madrid, a 3 de julio de 1961, en el cual consta un sello, que indica que a dicho oficio, se le dio salida, dos días después, y que usó para comunicarle que, el señor ministro, en aquella fecha, había dicho al de Hacienda, lo siguiente: “Excmo. Sr. Con arreglo a lo prevenido en / el Real Decreto de veintisiete de mayo de mil nove- / cientos doce, este Ministerio, en nombre de S.E. el / Jefe del Estado, ha tenido a bien disponer que, pre- / vio pago del impuesto especial correspondiente y de- / más derechos establecidos, se expida, sin perjuicio de tercero de mejor derecho, Carta de Sucesión en el / Título de Marqués de Vistabella, a favor de don Ed- / gar Juan Aparicio y Aparicio, por fallecimiento de / su tía doña María Josefa Barrios y Aparicio”.

    Más adelante, don Francisco Franco Bahamonde, Jefe del Estado Español, en Madrid, a 30 de diciembre de 1961, suscribió, junto al Ministro de Justicia, la Carta de Sucesión en el título de MARQUES DE VISTABELLA, a favor de mi abuelo.

    Posteriormente, el expresado Duque del Infantado, mediante un oficio, fechado en Madrid, a 6 de noviembre de 1962, participó a mi abuelo, lo que a continuación transcribo: “Tengo el honor de comunicar a V.I. / que S.M. el Rey (q.D.g.), se ha dignado au- / torizarle a suceder en el Título de / MARQUES DE VISTABELLA. / De dicha autorización queda tomada / razón en esta Diputación de la Grandeza. (…)”.

    Las pruebas de descargo, anteriormente detalladas, de manera absoluta, demuestran que jamás “fue usurpado” el “titulo (sic) de MARQUEZ (sic) DE VISTABELLA” por mi abuelo, imputación calumniosa, y por ende, delictiva, del señor Aparicio Daglio, que merced a ellas, queda desvanecida.

    Además, a la luz del Código Penal de la república de Guatemala, decreto número 17-73, del congreso de esta república, artículo 256, es imposible acusar a mi abuelo de usurpador, porque, en su parte conducente, dice: “Comete usurpación quien, mediante violencia, engaño, abuso de confianza o clandestinamente con fines de apoderamiento o de aprovechamiento ilícito, despojare o pretendiere despojar a otro de la posesión o tenencia de un bien inmueble o de un derecho real constituido sobre el mismo, ya sea invadiendo el inmueble, manteniéndose en él o expulsando a sus ocupantes.”, supuestos previstos por la norma jurídico-positiva, no pertinentes a la conducta de mi abuelo, manifestada en materia de sucesión nobiliaria, y menos pertinentes, si se considera que la doctrina del Derecho Nobiliario, sostiene que no procede aplicar a dicha sucesión “los mismos fundamentos y argumentos justificativos –hoy por otra parte, fuertemente controvertidos— que con referencia a la sucesión patrimonial de bienes materiales es usual emplear, por la razón antes aludida de su distinta naturaleza (la de las Grandezas y Títulos del reino) de honores públicos, cuyo régimen debe ser, en principio, regido por el D.o público y no por el privado.”.

    En cuanto al derecho a la sucesión en el MARQUESADO DE VISTABELLA, la doctrina del Derecho Nobiliario, enseña que a los sucesivos sucesores del poseedor de un título del reino de España, no se les conferirá éste, “(…) en atención a “méritos” personales acreditados, sino a sus “circunstancias”, pura acción de “fomento”, lo cual plantea directamente el delicado problema de la justificación sucesoria.”.

    Referente a la justificación sucesoria, esta docrtina explica que la presunción exige “(…) una base racional lo suficientemente sólida, máxime cuando se aplique a la acción de fomento, pues el fertilizante se desperdicia al no haber semilla.”.
    Y aclara, más circunstanciadamente, las demandas imperiosas de la presunción, en cuanto a la sucesión: “2. La inmediación y la continuidad mantienen la presunción en tanto que el alejamiento parental y las soluciones de continuidad sucesoria la debilitan.”.

    Desde que mi abuelo obtuvo la Carta de Sucesión, hasta el día de hoy, esta presunción se mantiene, en el caso del MARQUESADO DE VISTABELLA, pues con la única descendiente de mi abuelo, que es mi madre, doña Julia Stella Aparicio Saravia de Ortega, actual VI marquesa de Vistabella, quien obtuvo Carta de Suceción en el título de MARQUES DE VISTABELLA, desde el 30 de mayo de 1984, suscrita por S. M. don Juan Carlos I, rey de España (q. D. g.) la inmediación y la continuidad de la sucesión de él, estaban aseguradas en aquella época, y también ahora, merced a mi existencia.

    Al ser evidente que, en el caso del MARQUESADO DE VISTABELLA, permanece la presunción, porque existe “una base racional lo suficientemente sólida”, aplicada a la “acción de fomento”, no sucederá jamás, lo que la doctrina del Derecho Nobiliario puntualiza: “(…) vale más, en último extremo, una merced vacante o revertida a la Corona que depreciada.”, pues en las Grandezas y Títulos del reino de España, no existe la inexcusabilidad de designar sucesor, al momento de carecer de sucesión directa, como acaece en las monarquías hereditarias, según el autor citado, pero conforme a otros, igualmente citados al pie de la página, “Es transmisible a los herederos legítimos del receptor de la merced, a menos que se estableciese de otro modo en la Carta Real, en todo caso siempre ha de ser una persona física la que ostente la merced, nunca puede serlo una persona jurídica o una institución.” .

    Por lo anterior, resulta muy difícil, que le corresponda el título de MARQUES DE VISTABELLA, al hijo del señor Aparicio Ariza, “que se encuentra en El Salvador,Eduardo Aparicio Daglio (…)”.

    Atentamente;

    Luis Alfonso Ortega Aparicio
    Correo electrónico: ortegaluisalfonso@gmail.com
    Nueva Guatemala de la Asunción, febrero 29 de 2012


  6. estoy tratando de ubicar al Doctor Estuardo Calvo Aparicio, quien hace 23 años opero a mi señora madre en el Sanatorio Nuestra Señora del Pilar, zona 15 y gracias a ello estoy vivo, por lo cual estoy eternamente agradecido… por tanto, debido a que actualmente una pareja de conocidos tiene el mismo problema y desean resolverlo a la brevedad, agradecería información del Doctor Aparicio, por cualquier medio, les dejo por aca mi No. de celular, y mi correo electronico para una comunicacion futura, de antemano muy agradecido por su ayuda, y deseando poder ubicar al Doctor lo antes posible, mil gracias y buena noche…


  7. Muchos saludos, les deseo compartir estas direcciones de intenet que me encontre por casualidad, es la pagina del Boletin Oficial de España, en donde aparece la Resolucion No.28792 donde se solicita la Sucesion en el Titulo de Marques de Vistabella por parte de la Señora Doña Julia Stella Aparicio Saravia de Ortega. La direccion es: http://www.boe.es/boe/dias/1983/11/04/pdfs/A29930-29930.pdf
    Y en esta otra direccion, simpre en la Pagina del Boletin Oficial de España, se encuentra La Orden Numero 6518, en la que “se manda expedir, sin perjuicio de tercero de mejor derecho, Real Carta de Sucesion, en el Titulo de Marques de Vistabella, a favor de Doña Julia Stella Aparicio Saravia de Ortega”.
    La direccion es: http://www.boe.es/boe/dias/1984/03/15/pdfs/A07267-07267.pdf

    Aqui tambien puede verse la solicitud hecha por Don Edgar Juan Aparicio y Aparicio, en la pagina 6913 de fecha 23 de mayo de 1960 del Boletin Oficial de España: http://www.boe.es/datos/pdfs/BOE/1960/123/A06912-06913.pdf

    y aqui esta la orden donde se manda expedir la Carta de Sucesion Para Don Edgar Juan Aparicio y Aparicio con fecha 3 de julio de 1961: http://www.boe.es/boe/dias/1961/07/10/pdfs/A10305-10305.pdf

    Que interesante!!! Oajala les guste.


  8. Cabe mencionar que mi interes surgio por leer algo acerca de la “Marquesa de la Ensenada”, pues el estadio de la ciudad de San Marcos lleva este nombre (estadio que se construyo gracias a una donacion que ella hizo). segun pude leer en Wikipedia quien contrajo matrimonio con el Marques de Vistabella, fue doña Francisca Aparicio Merida Vda. de Barrios, y quien contrajo matrimonio con el Marques de La Ensenada, fue una hija de doña Francisca: doña Maria Josefa Barrios Aparicio. http://es.wikipedia.org/wiki/Marquesado_de_Vistabella

    Mientras que en la pagina oficial de la Gobernacion Departamental de Quetzaltenango, http://gobernaciondequetzaltenango.com/www/gobernaciondequetzaltenango.com/wp-content/uploads/2011/03/Historia-de-la-Casa-Aparicio4.pdf se dice que fue Doña Francisca Aparicio Merida Vda. de Barrios, quien contrajo matrimonio primero con el Marques de Vistabella y posteriormente al enviudar nuevamente, contrajo matrimonio con el Marques de la Ensenada, lo cual seria un error.

    Y segun continue leyendo en Wikipedia y en el comentario que don Luis Alfonso Ortega Aparicio escribio, “al fallecer doña María Josefa Barrios y Aparicio, marquesa viuda de la Ensenada y marquesa de Vistabella, último vástago de los Barrios y Aparicio, había fallecido, en Madrid, el 11 de abril de 1959, sin sucesión, por lo que se extinguió la línea directa”….

    Lo que me dejo con 3 interrogantes:

    Al parecer el Genereal Justo Rufino Barrios, no tuvo nietos???

    Al fallecer Doña Maria Josefa Barrios y Aparicio, no hubieron descendientes que reclamaran el titulo de Marques de la Ensenada??

    El Señor Don Edgar Juan Aparicio y Aparicio era descendiente de un hermano de doña Francisca Aparicio Merida??

    Que interesante haber leido un poquito sobre todo esto, pues se trata de una familia que ayudo mucho en el desarrollo de Quetzaltenango y de todo el occidente de nuestro pais, y sobre todo tambien, para saber un poco mas de la familia del General Justo Rufino Barrios, que mucho leemos y escuchamos de el, pero que casi nada sabemos de su descendencia!!

    Saludos!!


  9. Solo hago mencion que mi abuelo Jose Antonio de jesus barrios de leon bisnieto de justo rufino barrios acualmente tiene 97 años y era nieto de jose antonio barrios uno de los hijos de su legitimo matrimonio . Nacio en tejutla san marcos



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: